Sunday, January 08, 2017

Lo que dice el Papa Francisco sobre la ideología de género, la homosexualidad y el aborto

Mag. José Andrés Cuadros Del Carpio.
Un libro e investigación sobre la Virgen María en los dramas del mundo está gratis en:  http://www.mariologiaenlosdramasactuales.blogspot.com/
Otro sitio web del autor super interesante es: http://www.teociencias.blogspot.com/
A continuación fuente sacada de la web Infovaticana cuyo artículo titulado es: “Francisco, contundente contra la ideología de género a pesar de las críticas” del 9 de enero del 2017 cuyo link es: http://infovaticana.com/2016/08/11/francisco-contundente-la-ideologia-genero-pesar-las-criticas/
“El Papa no ha temido enfrentarse a la persecución del cada vez más poderoso lobby gay y ha denunciado como un hecho “terrible” que a los niños en las escuelas se les enseñe que pueden elegir su sexo.
La denuncia del Papa Francisco del peligro de la introducción de la ideología de género en las aulas ha levantado ampollas entre los miembros de las asociaciones LGTB estadounidenses, indignados por la defensa de la doctrina católica llevada a cabo por el pontífice.
En un encuentro con los obispos polacos, el pontífice desenmascaró una peligrosa colonización ideológica que afecta especialmente a los niños: “Hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas – lo digo claramente con nombre y apellido – es el ‘gender’”.
Según informa The New York Times,, las palabras de Francisco han decepcionado a las asociaciones LGTB que creían que este pontífice cambiaría la posición de la Iglesia respecto a la homosexualidad. El Papa Francisco, sin embargo, no sólo No ha modificado la doctrina católica -que llama a acoger y no discriminar en ningún caso a las personas homosexuales-, sino que ha denunciado con firmeza la imposición de la ideología de género..
Interrogado a este respecto por The New York Times, Austen Ivereigh, autor de la biografía de Francisco “El gran reformador” ha subrayado que el pontífice defiende que el sexo masculino o femenino es un regalo de Dios y que la ideología de género es una teoría que sostiene que el género es algo que se puede elegir, algo que no corresponde con la realidad humana. Sin embargo, los defensores de la ideología de género se esfuerzan por intentar demostrar que el género no se elige, se descubre.
En Filipinas, Francisco advirtió que existen colonizaciones ideológicas protagonizadas por quienes se aprovechan de las necesidades de un pueblo o de sus niños para entrar y hacerse fuertes. En la rueda de prensa en el avión que le trasladaba de Manila a Roma en 2015, el pontífice ya denunció la imposición de la ideología de género en las aulas poniendo como ejemplo una experiencia personal:
“Hace veinte años, en 1995, una señora ministra de Educación había pedido un importante préstamo para poder construir escuelas para pobres. Le concedieron el préstamo con la condición de que en las escuelas los niños, a partir de un cierto grado, tuvieran un determinado libro. Era un libro escolar, un libro bien preparado didácticamente, en el que se enseñaba la ideología de género”.
En la exhortación apostólica Amoris Laetitia, el Papa señala que la ideología de género niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer y presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. “Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer”, se advierte en el documento.
“No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada”, pide Francisco, al tiempo que sostiene que “hay que ayudar a aceptar el propio cuerpo tal como ha sido creado”.
A continuación fuente sacada de la web del Observatorio de Bioética de la Universidad de Valencia de su artículo titulado: “El Papa y la ideología de género” del 14 de setiembre del 2016, cuyo link es: http://www.observatoriobioetica.org/2016/09/el-papa-francisco-y-la-ideologia-de-genero/15272
“Es inaceptable que las iglesias locales sufran presiones en esta materia y que los organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a los países pobres a la introducción de leyes que instituyan el ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo”. Quien así habla es el Papa Francisco en su reciente exhortación apostólica Amoris laetitia, uno de los documentos más importantes de todo su pontificado.
Al referirse en ese mensaje a la ideología de género y a las políticas de equiparación de las uniones entre personas homosexuales con el matrimonio, el Pontífice quiso expresar de ese modo su apoyo a los obispos y grupos católicos hostigados en sus territorios por quienes no sólo enarbolan la bandera de la citada ideología, sino que además tratan de imponerla a quienes no piensan como ellos. Francisco se hacía eco así también del sentir expresado en el último Sínodo de los Obispos, en el que ese asunto fue tratado y denunciado por prelados de todo el mundo”.
Papa Francisco e ideología de género: “La teoría de género, esa equivocación de la mente humana”
Convendría que Ximo Puig, Fran Ferri y quienes suscriben sus intervenciones en Les Corts supieran que la Iglesia no condena a las personas (a ninguna, homosexual, hetero…) sino a los actos de unos y otros que considera inmorales. Sería bueno recordar también que el actual papa, en otro documento de primer orden, su encíclica Laudato si’, afirma que “la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente” y que, por tanto, “no es sana una actitud que pretenda cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma” (como de hecho pretende la ideología de género).
En otros muchos momentos, Francisco ha advertido contra esta ideología. Baste citar sólo dos más. Una, en su visita a Nápoles el 23-3-2015, donde habló de “esa equivocación de la mente humana que es la teoría de género, que crea tanta confusión”. Otra, en su catequesis de la audiencia general el 15-4-2015, al plantear “si la considerada ‘ideología de género’ no se trata también de una expresión de una frustración y de resignación que busca borrar la diferencia sexual porque ya no pueden hacer frente a ella”. Ante ello alertó: “La eliminación de la diferencia [aspecto esencial en la ideología de género, del que deriva argumentalmente su promoción de la homosexualidad] es el problema, no la solución”.
Todo ello sería bueno que lo tuvieran en cuenta quienes además de propagar la ideología de género se permiten el lujo de dar lecciones de doctrina católica, al punto de confrontar a un cardenal con el Papa. Y se ve muy necesario también que comprendan, en aras del bien común, que cuando así habla la Iglesia, su pretensión no es condenar a persona alguna, sino fomentar su desarrollo, a veces ayudándola a corregir errores. La homofobia es execrable, anticristiana, pero criticar a la ideología de género en cuanto que ideología no es odiar a los homosexuales, que merecen todo el cariño y el respeto, y no por una concesión a ellos sino por su dignidad como personas. No es sano para una sociedad querer cercenar, mediante la injuria y la manipulación, tales ideas que sólo buscan el bien de todos. (PARAULA-Críticas de Ximo Puig al Cardenal Cañizares-01-06-2016 Eduardo Martínez)”.
A continuación fuente sacada de la web de Infovaticana de cuyo artículo se titula: “¿Qué dice el Papa Francisco sobre los homosexuales en su nuevo libro?” del 12 de enero 2016 cuyo link es: http://infovaticana.com/2016/01/12/que-dice-el-papa-de-los-homosexuales-en-su-nuevo-libro/
“Las palabras del Santo Padre han sido difundidas por algunos medios de comunicación de forma imprecisa y fragmentadas. Aquí reproducimos lo que ha declarado el pontífice. Este martes 12 de enero se presenta en Roma el nuevo libro entrevista del Papa Francisco “El nombre de Dios es Misericordia”, escrito por el vaticanista Andrea Tornielli, en el que el pontífice cuenta su propia experiencia con el perdón y la misericordia de Dios. Asimismo, el Santo Padre es interrogado en este nuevo libro acerca de algunas de las cuestiones más polémicas que afronta en estos momentos la Iglesia católica, como la doctrina respecto a las parejas del mismo sexo. Ante la pregunta de Tornielli, Francisco se reafirma en lo expresado en el avión de vuelta de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro: Tornielli: ¿Puedo preguntarle sobre su experiencia como confesor de homosexuales? En la conferencia de prensa en el vuelo de retorno (a Roma) de Río de Janeiro usted dijo la famosa frase: ‘¿Quién soy yo para juzgar?’ Papa Francisco: En aquella ocasión dije esto: Si una persona es gay y busca al Señor y está dispuesto a ello, ¿quién soy yo para juzgarla? Estaba parafraseando de memoria el Catecismo de la Iglesia Católica en donde se afirma que estas personas deben ser tratadas con delicadeza y no deben ser marginadas. Me alegra que hablemos sobre las personas homosexuales porque antes que nada viene la persona individual en su totalidad y dignidad. Y la gente no debe ser definida solo por sus tendencias sexuales: no olvidemos que Dios ama a todas sus criaturas y que estamos destinados a recibir su amor infinito. Prefiero que los homosexuales acudan a la confesión, que estén cerca del Señor y que recemos todos juntos. Se les puede pedir que recen, mostrarles buena voluntad, mostrarles el camino y acompañarlos en el mismo”.
A continuación fuente de la web Eltiempo.com de su artículo titulado: “El Papa Francisco dijo que Iglesia no cambiará su postura sobre aborto”, sacada por fuente EFE, del 26 de noviembre del 2013, cuyo link es: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13223704
"No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana". Se trata de una afirmación del pontífice en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, la primera del papa Francisco tras los trabajos del Sínodo de Obispos, celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012, dedicado a "la nueva Evangelización para la transmisión de la fe".
Sin embargo, Francisco reconoce que "también es verdad que hemos hecho poco para acompañar a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución para sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza".
"¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?", se pregunta. Según el pontífice, "la Iglesia quiere cuidar con predilección a los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo".
El obispo de Roma agrega que "frecuentemente para ridiculizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de sus vidas, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscurantista y conservador".
Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer "está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano", sostiene. "Supone -agrega el papa- la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo".
También, en Exhortación Apostólica, alude a la familia para la que "el matrimonio es una aportación a la sociedad", aunque en estos momentos "atraviesa una crisis cultural profunda" y arremete contra "el individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que desnaturaliza los vínculos familiares".
Y habla de los pobres. "Para la Iglesia la opción de los pobres es una categoría teológica, antes que sociológica". "Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos", dice y asevera que "mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres....no se resolverán los problemas del mundo". El papa invita a cuidar a los más débiles: "los sin techo, los tóxico dependientes, los refugiados, los pueblos indígenas, los ancianos cada vez más solos y abandonados" y a los emigrantes para los que exhorta a los países "a una generosa apertura".
Fuente: EFE

Friday, September 23, 2016

Comparto la mejor oración por la paz y salvación del mundo

Mag. José Andrés Cuadros Del Carpio.
Esta es la mejor jaculatoria para la paz del mundo:
“Oh Dios Mío en el nombre de Jesús, invocando el nombre de Jesús y por los méritos de la pasión de Jesús te pedimos para que sí haya paz y tranquilidad en todo el mundo hasta el fin de los tiempos, sin guerras, ni terremotos. Y todos sí nos salvemos. Amén”.
Sustento bíblico: En el Evangelio de Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: "Todo lo que pidan a Dios en el nombre de Jesús e invocando el nombre de Jesús será concedido". Y en Romanos capítulo 10 versículo 13 dice: "Todo el que invoque el nombre de Jesús se salvará".
Por favor propagar y difundir esta jaculatoria a otras personas.
Muchas Gracias!

Tuesday, February 23, 2016

MENSAJES DE LA VIRGEN MARÍA EN MEDJUGORJE

Mg. José Andrés Cuadros Del Carpio
A manera de Introducción de los mensajes de la Virgen María en Medjugorje
Sacado de: http://www.medjugorje.ws/es/
( Mensaje del 24 de febrero de 2016 )
“Deseo guiarlos y mostrarles la alegría a la que Yo deseo conducirlos a cada uno de ustedes. Por tanto, queridos hijos, oren y abandónense totalmente a Mí.”
El terrorismo, desastres naturales y epidemias han sido profetizados hace tiempo por la Virgen María en Medjugorje por lo tanto estas apariciones son verídicas, léalo en: http://forosdelavirgen.org/45385/que-es-lo-que-se-sabe-sobre-la-cuenta-regresiva-del-cielo-para-el-gran-aviso-2014-06-16/
Fuente sacado de Medjugorje Web Site cuyo link es: http://www.medugorje.ws/es/
Ultimo Mensaje, 2 de enero de 2017 Descripción: Descripción: [O] - Aparición a Mirjana
“Queridos hijos, mi Hijo ha sido fuente de amor y de luz, cuando en la Tierra habló al pueblo de todos los pueblos. Apóstoles míos, seguid su luz. Esto no es fácil: debéis ser pequeños, debéis aprender a haceros más pequeños que los otros, y con la ayuda de la fe, llenaros de Su amor. Ningún hombre en la tierra, sin fe, puede vivir una experiencia milagrosa. Yo estoy con vosotros; me manifiesto a vosotros con estas venidas, con estas palabras; deseo testimoniaros mi amor y mi preocupación maternal. Hijos míos, no perdáis el tiempo haciendo preguntas a las que nunca recibís respuesta: al final de vuestro viaje terreno os las dará el Padre Celestial. Sabed siempre que Dios lo sabe todo, Dios ve y Dios ama. Mi amadísimo Hijo ilumina las vidas y dispersa la oscuridad; y mi amor materno, que me trae a vosotros, es indescriptible, misterioso, pero es real. Yo expreso mis sentimientos hacia vosotros: amor, comprensión y afecto maternal. De vosotros, apóstoles míos, busco las rosas de vuestra oración, que deben ser obras de amor; estas son para mi Corazón maternal las oraciones más queridas, y yo se las presento a mi Hijo, que ha nacido por vosotros. Él os ve y os escucha; nosotros siempre estamos cerca vuestro. Este es el amor que llama, une, convierte, alienta y llena. Por eso, apóstoles míos, amaos siempre los unos a los otros, pero, sobre todo, amad a mi Hijo: este es el único camino hacia la salvación y hacia la vida eterna. Esta es mi oración más querida que, con el perfume más hermoso de rosas, llena mi Corazón. Orad, orad siempre por vuestros pastores, para que tengan la fuerza de ser la luz de mi Hijo. ¡Os doy las gracias! ”
Ultimo Mensaje, 25 de diciembre de 2016 Descripción: Descripción: [O] - Aparición anual a Jakov
En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría una aparición cada año, el 25 de Diciembre. Así ha ocurrido también este año. La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos. La aparición comenzó a las 14:20, y duró 10 minutos, luego dio el siguiente mensaje:
“Queridos hijos, hoy en este día de gracia, de manera especial los invito a orar por la paz. Hijos, yo he venido aquí como la Reina de la Paz y los he invitado muchas veces a orar por la paz. Pero hijos, sus corazones están inquietos. El pecado les impide abrirse completamente a la gracia y a la paz que Dios desea darles. Para vivir la paz, hijos míos, es necesario que ante todo tengan paz en vuestros corazones y estar entregados por completo a Dios y a Su voluntad. No busquen la paz y la felicidad en las cosas de este mundo, porque todo eso es pasajero. Tiendan hacia la verdadera misericordia y paz que provienen solamente de Dios, y solo de esa manera sus corazones estarán llenos de una alegría verdadera; solo de esa forma ustedes podrán convertirse en testigos de la paz en este mundo inquieto. Yo soy vuestra Madre e intercedo ante mi Hijo por cada uno de ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado. ”
Mensajes de la Virgen de Medjugorje Sacado de: http://www.medjugorje.ws/es/
Quote of the day   ( 20 de septiembre de 2016 )
“Hoy los invito a vivir la paz en sus corazones y en sus familias. No hay paz, queridos hijos, donde no hay oración; y no hay amor donde no hay fe.”
( From mensaje, 25 de marzo de 1995 Descripción: Descripción: [O] )
Ultimo Mensaje, 2 de septiembre de 2016 Descripción: Descripción: [O] - Aparición a Mirjana
“Queridos hijos, por voluntad de mi Hijo y por mi amor materno, vengo a vosotros, mis hijos, y especialmente por aquellos que no han conocido el amor de mi Hijo. A vosotros os doy mi amor materno y os traigo la bendición de mi Hijo. Vengo a vosotros que en mí pensáis, que me invocáis. ¿Tenéis corazones puros y abiertos? ¿Veis los dones, los signos de mi presencia y de mi amor? Hijos míos, en vuestra vida terrena, actuad siguiendo mi ejemplo. Mi vida ha sido dolor, silencio y una inmensa fe y confianza en el Padre Celestial. Nada sucede por casualidad: ni el dolor ni la alegría, ni el sufrimiento ni el amor. Todas estas son gracias que mi Hijo os da y que os conducen a la vida eterna. Mi Hijo pide de vosotros amor y oración en Él. Amar y orar en Él –y yo como Madre os lo enseñaré–, significa: orar en el silencio de vuestra alma, y no solo recitando con los labios. Este es el gesto más pequeño y hermoso que podéis realizar en nombre de mi Hijo: esto es paciencia, misericordia, aceptación del dolor y el sacrificio realizado por los otros. Hijos míos, mi Hijo os mira. Orad para que vosotros también podáis ver Su Rostro, para que este pueda ser revelado a vosotros. Hijos míos, yo os revelo la única y auténtica verdad; orad para que podáis comprenderla y para que podáis difundir el amor y la esperanza; para que podáis ser apóstoles de mi amor. De manera especial, mi Corazón materno ama a los pastores; orad por sus manos benditas. ¡Os doy las gracias! ”
Ultimo Mensaje, 25 de agosto de 2016 Descripción: Descripción: [O]
“Queridos hijos! Hoy quiero compartir con ustedes la alegría del Cielo. Ustedes, hijitos, abran la puerta del corazón a fin de que en su corazón crezca la esperanza, la paz y el amor que solo Dios da. Hijitos, están demasiado apegados a la Tierra y a las cosas terrenales, por eso Satanás los agita como el viento lo hace con las olas del mar. Por lo tanto, que la cadena de su vida sea la oración con el corazón y la adoración a mi Hijo Jesús. Entreguen a Él su futuro para que en Él sean alegría y ejemplo para los demás con sus vidas. Gracias por haber respondido a mi llamado. ”
Ultimo Mensaje, Virgen de Medjugorje - Aparición a Mirjana del 2 de Agosto del 2016
“Queridos hijos, he venido a vosotros, en medio de vosotros, para que me deis vuestras preocupaciones, para que las presente a mi Hijo e interceda ante Él por vosotros y vuestro bien. Sé que cada uno de vosotros tiene sus preocupaciones, sus pruebas; por eso os invito maternalmente: venid a la Mesa de mi Hijo. Él, por vosotros, parte el pan, se da a vosotros, os da la esperanza. A vosotros os pide más fe, más esperanza y más vitalidad. Pide vuestra lucha interior contra el egoísmo, contra el juicio y las debilidades humanas. Por eso yo, como Madre, os digo: orad, porque la oración os da la fuerza para la lucha interior. Mi Hijo, de pequeño, me decía a menudo que muchos me habrían amado y llamado Madre. Yo, aquí en medio de vosotros, siento amor y os doy las gracias. Por medio de este amor, ruego a mi Hijo para que ninguno de vosotros, hijos míos, vuelva a casa igual que antes, para que llevéis siempre más esperanza, misericordia y amor; para que seáis apóstoles del amor, aquellos que con su vida testimoniarán que el Padre Celestial es fuente de vida y no de muerte. Queridos hijos, nuevamente y maternalmente os pido: orad por los elegidos de mi Hijo, por sus manos bendecidas, por vuestros pastores, para que puedan predicar a mi Hijo siempre con más amor, y así obrar conversiones. ¡Os doy las gracias! ”
( From mensaje, 25 de agosto de 1988):
“Hoy los invito a todos a regocijarse continuamente por la vida que Dios les concede. Mis queridos hijos, regocíjense en Dios el Creador, porque El los ha creado de manera tan maravillosa.”
Ultimo Mensaje, 25 de julio de 2016
“Queridos hijos! Los miro y los veo perdidos, y no tienen oración ni alegría en el corazón. Hijitos, regresen a la oración y pongan a Dios en el primer lugar y no al hombre. No pierdan la esperanza que les traigo. Hijitos, que este tiempo sea para ustedes, buscar cada día más a Dios en el silencio de su corazón y oren, oren, oren hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado. ”
“Queridos hijos, mi presencia viva y real entre vosotros, tiene que haceros felices, debido al gran amor de mi Hijo. Él me envía entre vosotros para que con mi amor maternal os dé seguridad, para que comprendáis que el dolor y la alegría, el sufrimiento y el amor, hacen que vuestra alma viva intensamente; para invitaros nuevamente a glorificar el Corazón de Jesús, el corazón de la fe: la Eucaristía. Mi Hijo, día a día, a través de los siglos, retorna vivo en medio de vosotros, regresa a vosotros, aunque en verdad, nunca os ha abandonado. Cuando uno de vosotros, hijos míos, regresa a Él, mi Corazón materno exulta de alegría. Por eso, hijos míos, regresad a la Eucaristía, a mi Hijo. El camino hacia mi Hijo es difícil, lleno de renuncias, pero al final está siempre la luz. Yo comprendo vuestros dolores y sufrimientos, y con amor maternal, enjugo vuestras lágrimas. Confiad en mi Hijo, porque Él hará por vosotros lo que ni siquiera sabríais pedir. Vosotros, hijos míos, debéis preocuparos solo por el alma, porque ella es lo único que os pertenece en la Tierra. Sucia o limpia, la tendréis que presentar ante el Padre Celestial. Recordad: la fe en el amor de mi Hijo siempre es recompensada. Os pido que oréis, de manera especial, por quienes mi Hijo ha llamado a vivir según Él y a amar a su rebaño. ¡Os doy las gracias!”
“¡Queridos hijos! Dad gracias a Dios conmigo por el don de poder estar con vosotros. Orad, hijos míos, y vivid los Mandamientos de Dios para que seáis felices en la Tierra. Hoy, en este día de gracia, deseo daros mi bendición maternal de paz y de amor. Intercedo por vosotros ante mi Hijo y os invito a perseverar en la oración para que con vosotros pueda realizar mis planes. Gracias por haber respondido a mi llamada.”
“Queridos hijos, como Madre de la Iglesia, como vuestra Madre, sonrío mientras os veo venir a mí, cómo os reunís en torno a mí y cómo me buscáis. Mis venidas entre vosotros son prueba de cuánto el Cielo os ama. Ellas os muestran el camino hacia la vida eterna, hacia la salvación. Apóstoles míos, vosotros que os esforzáis en tener un corazón puro y a mi Hijo en él, estáis en el buen camino. Vosotros que buscáis a mi Hijo, buscáis el buen camino. Él dejó muchos signos de Su amor. Él dejó esperanza. Es fácil encontrarlo si estáis dispuestos al sacrificio y la penitencia, si tenéis paciencia, misericordia y amor por vuestro prójimo. Muchos de mis hijos no ven y no escuchan porque no quieren. No aceptan mis palabras ni mis obras, pero mi Hijo, a través de mí, os invita a todos. Su Espíritu ilumina a todos mis hijos en la luz del Padre Celestial, en la comunión del Cielo y la tierra, en el amor recíproco. Porque el amor llama al amor y hace que las obras sean más importantes que las palabras. Por tanto, apóstoles míos, orad por vuestra Iglesia, amadla y haced obras de amor. Por cuanto haya sido traicionada y herida, ella está aquí, porque proviene del Padre Celestial. ¡Orad por vuestros pastores!, para que podáis ver en ellos la grandeza del amor de mi Hijo. ¡Os doy las gracias!”.
“¡Queridos hijos! Mi presencia es un don de Dios para todos vosotros y un estímulo a la conversión. Satanás es fuerte y quiere poner desorden e inquietud en vuestros corazones y pensamientos. Por eso, vosotros, hijos míos, orad para que el Espíritu Santo os guíe por el verdadero camino de la alegría y de la paz. Yo estoy con vosotros e intercedo ante mi Hijo por vosotros. Gracias por haber respondido a mi llamada”
“Hijos míos, mi Corazón materno desea vuestra sincera conversión y fe firme para que podáis transmitir el amor y la paz a todos aquellos que os rodean. Pero, hijos míos, no lo olvidéis: cada uno de vosotros es un mundo único ante el Padre Celestial; por eso, permitid que la obra incesante del Espíritu Santo actúe en vosotros. Sed, hijos míos, espiritualmente puros. En la espiritualidad está la belleza: todo lo que es espiritual está vivo y es muy hermoso. No olvidéis que en la Eucaristía, que es el corazón de la fe, mi Hijo está siempre con vosotros, viene a vosotros y parte el pan con vosotros porque, hijos míos, Él ha muerto por vosotros, ha resucitado y viene nuevamente. Estas palabras mías vosotros las conocéis porque son la verdad y la verdad no cambia; solo que muchos hijos míos la han olvidado. Hijos míos, mis palabras no son ni antiguas ni nuevas, son eternas. Por eso os invito, hijos míos, a mirar bien los signos de los tiempos, a recoger las cruces despedazadas y a ser apóstoles de la Revelación. ¡Os doy las gracias!”
“Queridos hijos, mi Corazón Inmaculado sangra al miraos a vosotros en el pecado y en hábitos pecaminosos. Os estoy llamando: regresad a Dios y a la oración para que seáis felices en la Tierra. Dios os llama a través de mí para que vuestros corazones sean esperanza y alegría para todos los que están lejos. Que mi llamada sea un bálsamo para el alma y el corazón a fin de que glorifiquéis a Dios Creador, que os ama y os llama a la eternidad. Hijos míos, la vida es breve, aprovechad este tiempo para hacer el bien. Gracias por haber respondido a mi llamada.”
“Queridos hijos, no tengáis corazones duros, cerrados y llenos de temor. Permitid a mi amor materno iluminarlos y llenarlos de amor y de esperanza, para que yo, como Madre, pueda atenuar vuestros dolores, porque los conozco y los he experimentado. El dolor eleva y es la oración más grande. Mi Hijo ama de manera especial a los que padecen dolores. Él me ha enviado para que os los atenúe y traeros esperanza. ¡Confiad en Él! Sé que para vosotros es difícil, porque a vuestro alrededor veis cada vez más tiniebla. Hijos míos, es necesario aniquilarla con la oración y el amor. Quien ora y ama no teme, tiene esperanza y amor misericordioso. Ve la luz, ve a mi Hijo. Como apóstoles míos, os llamo para que intentéis ser ejemplo de amor misericordioso y de esperanza. Siempre volved a orar para tener el mayor amor posible, porque el amor misericordioso porta la luz que aniquila toda tiniebla, porta mi Hijo. No tengáis miedo, no estáis solos: Yo estoy con vosotros. Os pido que oréis por vuestros pastores, para que en todo momento tengan amor, y actúen con amor hacia Mi Hijo, por medio de Él y en memoria de Él. ¡Os doy las gracias!”
“Queridos hijos! Hoy os traigo mi amor. Dios me ha permitido amaros y por amor llamaros a la conversión. Hijos míos, vosotros sois pobres en el amor y aún no habéis comprendido que mi Hijo Jesús por amor dio su vida para salvaros y daros la vida eterna. Por eso orad, hijos míos, orad para que en la oración comprendáis el amor de Dios. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”
“Con un corazón materno lleno de amor hacia vosotros, mis hijos, deseo enseñaros la plena confianza en Dios Padre. Deseo que aprendáis a seguir la voluntad de Dios mirándoos y escuchándoos interiormente. Deseo que aprendáis a confiar infinitamente en Su gracia y en Su amor, como yo siempre he confiado. Por eso, hijos míos, purificad vuestros corazones. Liberaos de todo lo que os ata únicamente a lo terrenal y permitid a lo divino dar forma a vuestra vida a través de vuestra oración y sacrificio; que en vuestros corazones esté presente el Reino de Dios; que comencéis a vivir a partir de Dios Padre; que procuréis caminar siempre con mi Hijo. Y para todo esto, hijos míos, debéis ser pobres en espíritu y estar llenos de amor y de misericordia. Debéis tener corazones puros y simples, y estar siempre dispuestos a servir. Hijos míos, escuchadme, hablo en nombre de vuestra salvación. ¡Os doy las gracias!”
“Queridos hijos, mi venida en medio de vosotros es un regalo del Padre Celestial para vosotros. Por Su amor, vengo a ayudaros a encontrar el camino hacia la verdad, a encontrar el camino hacia mi Hijo. Vengo a confirmaros la verdad. Quiero recordaros las palabras de mi Hijo. Él ha pronunciado palabras de salvación para todo el mundo, palabras de amor para todos, amor que demostró con Su sacrificio. Pero también, hoy muchos de mis hijos no lo conocen, no desean conocerlo, son indiferentes. A causa de vuestra indiferencia mi Corazón sufre dolorosamente. Mi Hijo ha estado siempre en el Padre. Al nacer en la Tierra, traía lo divino, y de mí adquirió lo humano. Con Él llegó a nosotros la Palabra. Con Él llegó la luz del mundo, que penetra en los corazones, los ilumina y los llena de amor y de consuelo. Hijos míos, todos los que aman a mi Hijo lo pueden ver, porque Su rostro se ve en las almas que están llenas de amor hacia Él. Por lo tanto, hijos míos, apóstoles míos, escuchadme: dejad la vanidad y el egoísmo, no viváis solo para lo terrenal, lo material. Amad a mi Hijo y haced que los demás vean Su rostro por medio de vuestro amor por Él. Yo os ayudaré a conocerlo siempre más y os hablaré de Él. ¡Os doy las gracias!”
“Queridos hijos, en este tiempo de gracia os invito a todos a la conversión. Hijos míos, vosotros amáis poco y oráis aún menos. Estáis perdidos y no sabéis cuál es vuestro propósito. Tomad la cruz, mirad a Jesús y seguidle. Él se entrega a vosotros hasta la muerte en la cruz, porque Él os ama. Hijos míos, os invito a regresar a la oración con el corazón, para que en la oración podáis encontrar la esperanza y el sentido de vuestra existencia. Yo estoy con vosotros y oro por vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”
“Queridos hijos, os he invitado y os invito nuevamente a conocer a mi Hijo, a conocer la Verdad. Yo estoy con vosotros y oro para que lo logréis. Hijos míos, vosotros debéis orar mucho para tener cada vez más amor y paciencia, para saber soportar el sacrificio y ser pobres en espíritu. Mi Hijo, por medio del Espíritu Santo, está siempre con vosotros. Su Iglesia nace en cada corazón que lo conoce. Orad para que podáis conocer a mi Hijo, orad para que vuestra alma sea toda una con Él. ¡Esto es la oración, este es el amor que atrae a los demás y que a vosotros os hace mis apóstoles! Os miro con amor, con amor maternal. Os conozco, conozco vuestros dolores y aflicciones, porque yo también he sufrido en silencio. Mi fe me dio amor y esperanza. Repito: la Resurrección de mi Hijo y mi Asunción al Cielo son para vosotros esperanza y amor. Por lo tanto, hijos míos, orad para conocer la verdad, para tener una fe firme, que guíe vuestros corazones y sepa transformar vuestros sufrimientos y dolores en amor y esperanza. ¡Os doy las gracias!

(La Virgen María cuando dice “Os doy las gracias” se refiere que da las gracias por haber rezado el Santo Rosario para la paz y conversión del mundo)
“Queridos hijos! También hoy os invito a todos a la oración. Sin la oración no podéis vivir, porque la oración es la cadena que os acerca a Dios. Por eso, hijos míos, en la humildad del corazón regresad a Dios y a sus Mandamientos para que podáis decir con todo el corazón: ‘así en la Tierra como en el Cielo’. Vosotros, hijos míos, sois libres para que en libertad os decidáis por Dios o contra Él. Ved cómo Satanás quiere arrastraros al pecado y a la esclavitud. Por eso, hijos míos, regresad a mi Corazón para que yo os pueda conducir a mi Hijo Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida. Gracias por haber respondido a mi llamada.”
“Queridos hijos, como Madre me siento feliz de estar en medio de vosotros, porque deseo hablaros nuevamente de las palabras de mi Hijo y de Su amor. Espero que me aceptéis con el corazón, porque las palabras de mi Hijo y Su amor, son la única luz y esperanza en la oscuridad del presente. Esta es la única verdad, y vosotros, que la aceptaréis y la viviréis, tendréis corazones puros y humildes. Mi Hijo ama a los puros y a los humildes. Los corazones puros y humildes dan vida a las palabras de mi Hijo: las viven, las difunden y buscan la forma de que todos las escuchen. Las palabras de mi Hijo hacen renacer a quienes las escuchan, las palabras de mi Hijo hacen que regresen el amor y la esperanza. Por eso, mis queridos apóstoles, hijos míos, vivid las palabras de mi Hijo. Amaos como Él os ha amado. Amaos en Su nombre y en Su memoria. La Iglesia progresa y crece gracias a aquellos que escuchan las palabras de mi Hijo, gracias a aquellos que aman, gracias a aquellos que sufren y padecen en silencio y en la esperanza de la redención definitiva. Por eso queridos hijos míos, que las palabras de mi Hijo y Su amor estén en el primer y último pensamiento del día. ¡Os doy las gracias!”

(La Virgen María cuando dice “Os doy las gracias” se refiere que da las gracias por haber rezado el Santo Rosario para la paz y conversión del mundo)
“Queridos hijos, también hoy os traigo en mis brazos a mi Hijo Jesús y desde este abrazo os doy Su paz y el anhelo por el Cielo. Oro con vosotros por la paz y os invito a ser paz. Os bendigo a todos con mi bendición maternal de paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”
“Queridos hijos, de nuevo quiero hablaros del amor. Os he reunido en torno a mí, en Nombre de mi Hijo, según Su voluntad. Quiero que vuestra fe sea firme y que provenga del amor, porque mis hijos que comprenden el amor de mi Hijo y lo siguen, viven en el amor y en la esperanza. Ellos han conocido el amor de Dios. Por eso, hijos míos, orad, orad para que podáis amar más y hacer obras de amor, porque la fe sola, sin amor y sin obras de amor, no es lo que busco de vosotros. Hijos míos, esa es una apariencia de fe, eso es vanagloriarse. Mi Hijo pide fe y obras, amor y bondad. Yo oro y os pido también a vosotros, que oréis y viváis el amor, porque quiero que mi Hijo, cuando mire los corazones de todos mis hijos, pueda ver en ellos amor y bondad, y no odio ni indiferencia. Queridos hijos, apóstoles de mi amor, no perdáis la esperanza, no pierdáis la fuerza, vosotros podéis lograrlo. Yo os aliento y os bendigo, porque todas las cosas de esta tierra –que desgraciadamente muchos hijos míos ponen en el primer lugar– desaparecerán, y permanecerán solo el amor y las obras de amor, que os abrirán las puertas del Reino de los Cielos. Yo os estaré esperando en Esas puertas. En Esas puertas quiero esperar y abrazar a todos mis hijos. ¡Os doy las gracias!”
(La Virgen María cuando dice “Os doy las gracias” se refiere que da las gracias por haber rezado el Santo Rosario para la paz y conversión del mundo)

“Queridos hijos! Mi oración también hoy es para todos vosotros, especialmente para aquellos que se han vuelto duros de corazón a mi llamada. Vosotros vivís días de gracia y no sois conscientes de los dones que Dios os da a través de mi presencia. Hijos míos, decidíos también hoy por la santidad y tomad el ejemplo de los santos de estos tiempos y veréis que la santidad es una realidad para todos vosotros. Regocijaos en el amor, hijos míos, porque vosotros sois únicos e insustituibles ante los ojos de Dios, porque sois la alegría de Dios en este mundo. Testimoniad la paz, la oración y el amor. Gracias por haber respondido a mi llamada.”
“Queridos hijos: aquí estoy entre vosotros para alentaros, para llenaros con mi amor y para invitaros nuevamente a ser testigos del amor de mi Hijo. Muchos de mis hijos no tienen esperanza, no tienen paz, no tienen amor. Ellos buscan a mi Hijo, pero no saben cómo ni dónde encontrarlo. Mi Hijo les abre a ellos sus brazos, y vosotros debéis ayudarles a que lleguen a Su abrazo. Hijos míos, por eso debéis orar por el amor. Debéis orar mucho, mucho para que siempre tengáis vosotros más amor, porque el amor vence a la muerte y hace que la vida perdure.
Apóstoles de mi amor, hijos míos, con un corazón simple y sincero, uníos siempre en oración por muy lejos que estéis los unos de los otros. Animaos mutuamente en el crecimiento espiritual, como yo os animo a vosotros. Yo velo por vosotros y estoy junto a vosotros siempre que pensáis en mí.
Orad también por vuestros pastores: por aquellos que han renunciado a todo por mi Hijo y por vosotros. ¡Amadlos y orad por ellos! El Padre Celestial escucha vuestras oraciones. ¡Os doy las gracias!”
(La Virgen María cuando dice “Os doy las gracias” se refiere que da las gracias por haber rezado el Santo Rosario para la paz y conversión del mundo)
“Queridos hijos, también hoy oro al Espíritu Santo para que llene vuestros corazones con una fe firme. La oración y la fe llenarán vuestro corazón de amor y de alegría, y vosotros seréis una señal para aquellos que están lejos de Dios. Hijos míos, exhortaos unos a otros a la oración con el corazón, para que la oración llene vuestra vida, y vosotros, hijos míos, cada día seréis, sobre todo, testigos del servicio a Dios en la adoración y al prójimo en la necesidad. Yo estoy con vosotros e intercedo por todos vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Vean los secretos de las apariciones de la Virgen María en Medjugorje para prepararse para el final de los tiempos y está en: http://www.analisisdelperu.blogspot.com/2014/05/vean-el-gran-video-de-medjugorje-con-el.html